RECOGIENDO

TAREAS DEL HOGAR

Que difícil es ver el desorden de juguetes y ropa tiradas en el piso en el cuartos de los niños. Tener que recoger o tratar de mandarlo a que  recojan y que se mantenga organizado todo el tiempo es casi posible. Cuando los niños alcanza o tienen la edad apropiada para desarrollar algunas de las tareas del hogar es momento de enseñarle que éstas son cosa de todos los que componen la unidad familiar y que quien ayuda a desordenar tiene que participar en ellas. Los primeros días esté ansioso por ayudarte, sin embargo, cuando se de cuenta que cansa y da trabajo, deberás ser más persistente para conseguir inculcarle el sentido de la responsabilidad, y lograr así que tenga una mayor autoestima y capacidad de independencia para su futuro. Para enseñarle lo que tiene que hacer, debes tener en cuenta que para los niños es más importante aprender con modelos, es decir, de nada servirá que le mandes mil veces ordenar su ropa si los padres tienen la suya tirada por la cama. Es importante que tanto papá como mamá actúen como ejemplo en la limpieza del hogar y le muestren que, aunque sea cansado y aburrido, es necesario para vivir en un lugar agradable, ordenado y acogedor, convirtiendo las tareas en algo rutinario, para que las vean así como algo natural.

¿Cómo pueden ayudar?

Aunque no hay nadie mejor que los padres para saber las actividades que puede realizar un niño, dependiendo de sus capacidades y de su edad.
• No le mandes ordenar su cuarto. En su lugar deberás mandarle cosas sencillas: ordenar los juguetes, ordenar la ropa, los zapatos o los libros, etc. Las tareas deben ser concretas, ya que si le mandas ordenar su habitación, no sabrá por dónde empezar.

• Si tiene una mascota puedes mandarle que se encargue de ella diariamente: de su limpieza, de la comida, etc.

• Poner la mesa para comer, ayudar a recogerla al terminar o, incluso, barrer son otras de las sencillas tareas que puedes otorgarle.

• También en la cocina, tu pequeño puede convertirse en un verdadero ayudante del cocinero, pareciéndole incluso divertido. Pídele que te traiga los ingredientes, que te ayude a echarlos, que remueva la comida, etc.

• Al llegar del la escuela, mándale que deje su mochila y su ropa ordenada, y también que prepare antes de irse a dormir la que se pondrá el día siguiente.

Para comenzar encárgale una o dos tareas para que las realice diariamente; posteriormente podrás ir aumentando la variedad. Así deberás enseñarle el valor del esfuerzo y elogiarle cuando lo haya hecho bien. Sin embargo, aunque veas que se equivoca, no lo vuelvas a hacer tú porque verá que lo que él ha hecho no ha servido de nada. Espera al día siguiente y explícale la manera de hacerlo bien, así irás enseñando a tu pequeño a desenvolverse con las primeras tareas de la casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s