Cambios en la vida familiar

¿Has hablado con tus hijos sobre situaciones que afectan el núcleo familiar o que pueden cambiar el estilo de vida de la familia?. Por ejemplo, temas o decisiones que uno cómo padre debe afrentar como la pérdida de empleo, cambios de escuela o mudanza.

Unidos

Hay que hablar con nuestros hijos sobre las causas de los cambios y escuchar su opinión. Es necesario que ellos sepan de antemano y puedan tener ideas dentro de sus capacidades, de las circunstancias y cambios que experimentarán en las vidas. Si no podemos sobrellevar la situación debemos buscar ayuda. A veces sabemos qué cambios se avecinan y nos podemos preparar, cómo cuando viene un huracán, pero a veces los cambios nos toman de sorpresa como un terremoto.

En momentos así se necesita el apoyo y la unión de todos para poder seguir adelante.

¿Sabes qué es la cromoterapia y cómo utilizarla a favor de tus hijos?

La cromoterapia, también llamada colorterapia, es un tratamiento alternativo que se emplea para mejorar problemas emocionales y de conducta, así como de la salud. Está basada en el uso de colores como auxiliares para la armonización del cuerpo y por tanto, para la sanación natural de diversas enfermedades.

Es una terapia que data de hace miles de años, específicamente antes de Cristo, en la época de culturas como Mesopotamia, las cuales ya usaban el color para distintas afecciones. Basada en la psicología del color y estipula que a partir del estímulo neurológico que pueden efectuar los colores, disminuimos o propiciamos ciertas emociones y conductas.

De acuerdo con esta visión, los colores tienen significados inherentes pese a las interpretaciones que pueda tener cada persona y cultura. Por lo tanto, la cromoterapia trabaja con 8 y cada uno de ellos tiene diferente vibración que influye en los niños.

  • Rojo: es un color estimulante que propicia ser extrovertido. Sin embargo, su utilización en personalidades que no son tímidas o con ciertos problemas de conducta, pueden provocar fatiga, irritación o agresividad.
  • Blanco: está asociada con la pureza, la armonía y la paz, contribuye a sentir energía y optimismo.
  • Naranja: favorece el trabajo de duelos y problemas en relaciones interpersonales, impulsa los cambios y la valentía para afrontar los retos de la vida.
  • Amarillo: aumenta la actividad mental por lo que estimula el cerebro y el sistema nervioso. Permite aumentar la capacidad de concentración, concretar objetivos, superar miedos, mejorar los reflejos y estimula la creatividad.
  • Azul: está relacionado con sensaciones de estabilidad, serenidad y confianza. Produce un efecto de paz y calma. Por lo que puede beneficiar en problemas como no poder dormir.
  • Verde: es un color que propicia el equilibrio, volviéndolo efectivo en el tratamiento de problemas de estrés y cansancio.
  • Violeta: al ser la combinación entre la fuerza del rojo y la tranquilidad del azul, lo convierte en uno de los colores más equilibrados. Favorece el desarrollo de la creatividad e intuición, y disminuye sensaciones de nerviosismo.

Suministrado por Crayola

Datos curiosos que desconocías de las crayolas

Crayola Factory

Sabías que hay curiosidades que tal vez no sabías acerca de los crayones Crayola. Por ello, como respuesta a tu curiosidad, te compartimos seis datos curiosos para que conozcas más:

Sabías que...

Suministrado por Crayola

 

Árbol de Navidad: una tradición familiar

navidad árbol 3

¡Qué divertido es cuando llega la Navidad! Es una época en la que proclamamos paz y alegría, una época en la que tanto niños como adultos nos contagiamos de una magia especial. Sentimos la llegada de la Navidad en nuestros hogares a través de los detalles decorativos de la temporada, los motivos llenos de colorido y la iluminación. Entre estos adornos se destacan como elementos principales la recreación del nacimiento del niño Jesús y el árbol de Navidad iluminado.

Para el pino decorado hay alternativas como decorar un pino artificial o uno natural. A nosotros nos gusta decorar un pino natural pues la casa se inunda de una fresca y rica fragancia que asociamos con la temporada de invierno.

navidad árbol 4

falda MARIANA

Decorar los pinos para el árbol

Una de las cosas que más nos gusta de la Navidad es la integración de toda la familia en la elaboración y colocación de las decoraciones navideñas. Promovemos que nuestros hijos nos ayuden a adornar el árbol de Navidad en la casa. Tus hijos te pueden ayudar a decorar el pino de diferentes maneras:

  • Sostener las hileras de luces mientras las colocas en el pino
  • Ayudar a poner las guirnaldas
  • Colocar las esferas de colores
  • Poner los ganchitos a los adornos que van a colgar en el pino
  • Poner la falda al pino

Que tus pequeños también participen en arreglar el árbol

Decorando el arbol de navidad

Una idea divertida para los niños, sería dejar que ellos añadan al pino elementos decorativos que ellos deseen:

  • Algunos de sus juguetes de figuras o peluches
  • Una postal creada por ellos
  • Un pesebre o el nacimiento creado por ellos
  • Adornos de papel o cartón creados por ellos
  • Algún tren eléctrico o juguete animado para ponerlo debajo del árbol

navidad árbol 2

Arbol de Navidad

Que ellos participen en hacer adornos para el árbol

La idea es hacer que la decoración navideña del hogar sea una actividad familiar divertida y convertirla en una tradición en la que los niños participen. Los niños se sienten muy contentos y entusiasmados de ayudarnos a poner nuestro hogar hermoso. Recordemos que es la Navidad precisamente la celebración de la llegada de un niño que trae esperanza y paz al mundo, por ello todos los niños son parte esencial de la Navidad.

Comparto otra divertida manera de integrar a los niños en la decoración para la Navidad, mediante la creación de un pino realizado con las huellas de sus manos.

Materiales:

  • Canvas o papel de dibujo
  • Pinturas a base de agua
  • Pincel
  • Estrella de cartón, madera o plástico
  • Tubo de cartón
  • Pegamento
  • Escarcha de colores

¿Dejas que los niños los ayuden en las decoraciones navideñas? Cuéntanos cómo.

#MiércolesMudo 18: Admiración

Fomentar el servicio en la educación de los niños

Niños voluntarios 1

Sembrando árboles nativos con Para La Naturaleza

Ser servicial es estar dispuesto a brindar ayuda a otras personas y a realizar acciones que sean beneficiosas para los demás, pensando en que podemos ser de utilidad para algo. Una persona que practica el servicio no es egoísta, piensa en los demás, es desprendido y disfruta ver que los que están a su alrededor pueden lograr sus metas y superar los obstáculos si reciben ayuda. El servicio es hacer el bien sin esperar nada a cambio.

Niños voluntarios 2

Participando en el evento del la Fundación CAP 

Para enseñar valores a los hijos, ellos deben ver esos valores reflejados en sus padres. Si eres responsable, tu hijo será una persona responsable, si eres cortés, tu hijo será una persona cortés, porque somos los maestros y modelos de nuestros hijos; ellos copiarán lo que ven en nosotros.

Estamos tan ocupados en resolver y atender nuestra propia vida y familia, que nos olvidamos que a nuestro alrededor hay problemas que se podrían resolver con nuestra ayuda. Quiero ofrecerte algunas ideas de acciones que puedes realizar con tus hijos para que les fomentes una conciencia de servicio hacia el prójimo.

  • Visita con tus hijos un refugio de animales rescatados y llévales juguetes, comida y artículos que necesiten. Los niños pueden ayudar en el lugar y darle cariño a los animalitos.
  • Ve con tus hijos a visitar a algún familiar que viva en un asilo de personas de tercera edad. Pueden preparar tarjetas con mensajes y dibujos para entregar a los envejecientes, llevar flores para regalarles y aprender alguna canción que le canten a su familiar el día de la visita.
  • Si tienes algún vecino de tercera edad o algún vecino enfermo, ve con tus hijos a visitarlos y llévales alguna comida que hayas hecho en casa. Puedes ayudarles en algunas tareas del hogar el día que le visiten.
  • Únete y participa con tus hijos en iniciativas comunitarias como la limpieza de una playa o de un bosque.
  • Participa con tus hijos en la recolección de alimentos y artículos para personas en necesidad, por ejemplo, la campaña de recolección de alimentos que realiza el Servicio Postal de Estados Unidos o las campañas de recolección auspiciadas en las escuelas y las iglesias.

  • Únete como voluntario en alguna organización sin fines de lucro. Busca alguna experiencia de voluntariado en la que tus niños puedan asistir y participar contigo.
  • Algunos vivimos en lugares donde hay personas sin hogar. Puedes mostrarle a tus hijos que podemos ayudar a algunas de esas personas dándoles un donativo o comprándoles algo de comer.
  • En la época de Navidad haz con tus hijos un acopio de juguetes, pueden ser de los que tengas en tu casa en buenas condiciones o comprar nuevos, y visita con ellos un hogar de niños para entregar esos juguetes.

Háblale a tus hijos sobre lo bueno que es ayudar a los demás.
¿Has tocado este tema con ellos? Cuéntanos cómo.

#MiércolesMudo 13: Panorama

#MiércolesMudo: http://bit.ly/2EYeRmY

¿Cómo enseñé a mis hijos a nadar?

1935691_135758766993_1909369_n

Vivimos en Puerto Rico, rodeados de bellas playas y con un clima de eterno verano, que hace que estemos más conscientes de la necesidad de enfocarnos a la natación de pequeños. Desde niño siempre me fascinó la playa y las actividades acuáticas. Como padre, ha sido importante para mí enseñarle a mis hijos cosas básicas sobre la natación y la seguridad en el agua. Cuando mi hija mayor era bebé, compré una piscina plástica de 32 pulgadas de alto que pude usar para enseñarle a flotar a ella y a su hermano. En esa piscina mis niños tocaban el fondo con sus pies, lo que les daba más confianza. Te comparto cómo fue el proceso de enseñar a mis hijos a nadar desde que eran bebés:

  1. Lo primero fue acostumbrarlos a la sensación de estar en un tanque de agua. Los metía a la piscina todos los días y los cargaba y sostenía en diferentes posiciones. Les ponía los pies en mi vientre, los tomaba de las manos y echaba sus cuerpos hacia atrás. También con ellos en el agua me ponía a brincar en mis rodillas. Siempre les ponía un salvavidas tipo chaleco, lo cual los ayudaba a flotar.
  2. Después les enseñé a aguantar la respiración y a no tragar agua, mostrándoles cómo yo lo hacía, inflando mis cachetes y sumergiendo la cabeza. Luego, yo los sumergía bien rápido en el agua y los levantaba para que ellos fueran aprendiendo. Si tragaban agua les mostraba que eso no era motivo para asustarse, pues si tú te asustas, ellos desarrollarán miedo y tendrán una actitud negativa.
  3. Les enseñé cómo flotar, sosteniendo con mis manos sus cuerpos de espaldas en el agua. Siempre les dejé sentir que contaban con mi ayuda y después de muchos ejercicios, ellos lograban flotar por cuenta propia.
  4. Cuando ya dominaron lo suficiente aguantar la respiración y flotar, los puse a sumergirse y pasar entre mis piernas como si fuera un túnel para que movieran las manos y los pies debajo del agua. Con los salvavidas fuimos a una piscina grande donde desarrollaron el sentido de flotar y moverse sin tener que tocar el fondo.
  5. Cuando ya tenían tres años, les cambiamos el salvavidas de chaleco por flotadores de los brazos para que siguieran practicando sus destrezas de natación, como mantener la estabilidad en los pies y las manos.

Aprender natación de pequeños es un proceso divertido y más fácil que cuando se es adulto. La natación ayudó a nuestro hijo a superar la debilidad pulmonar que mostró al nacer y que hizo que pasara todo su primer año de vida con asma. Ponerlo a nadar debajo del agua hizo que ejercitara sus pulmones y éstos se fortalecieron al punto que nunca más padeció esa condición. A los cuatro años lograron practicar snorkel, algo que me hizo sentir muy orgulloso y feliz. Ahora son unos nadadores y ya saben manejar su comportamiento en el agua sin flotador.

Nota: Ésta es mi experiencia personal en cuanto a la natación de pequeños y no constituye el consejo de un experto en natación y seguridad en el agua.