Sobrevivimos El 2020

Sobrevivimos el 2020

El año 2020 fue un trayecto de emociones, miedos, incertidumbres, sucesos difíciles y cambios inesperados acompañados de decisiones trascendentales en la vida de nuestra familia. Temblores que ocasionaron daños a la casa, accidente de carro que fue pérdida total, salida del empleo de toda la vida, desempleo, procesos de mitigación de pérdida hipotecaria, cambio a escuela pública de nuestros chicos, en escuelas diferentes por primera vez y junto a todo eso la pandemia que trajo el confinamiento, la cancelación de viajes, procesos de espera sumamente extensos para terminar gestiones con bancos y compañías de seguro, el ajuste a la nueva forma de educación por vídeo conferencia sin tener en ese momento todos los equipos necesarios y limitaciones para poder ir a visitar y compartir con nuestros familiares en momentos especiales. Cada una de estas situaciones tiene su historia particular donde pasamos por ansiedades y tristezas, donde tuvimos que tomar fuerzas para actuar y resolver cosas que parecían muy difíciles, pero en cada una vimos la mano de Dios obrando para alcanzar una solución, porque lo entregamos todo en sus manos, rogándole que nos diera claridad y abriera oportunidades. Y así fue. Vimos que en cada problema que enfrentamos, en cada decisión que debíamos tomar, había un propósito. Gracias a Dios por darnos provisión y por abrirnos camino hacia las oportunidades y soluciones que pudimos encontrar en cada situación. Aprendimos a adaptarnos a los cambios y crecimos en sabiduría y fe en cada uno de estos procesos. Estamos escribiendo las crónicas del 2020, un año que marcó nuestras vidas.

Agradecimiento total a Dios y mi familia, porque superamos todas las adversidades de este año 2020. Tenemos fe en que Dios nos seguirá ayudando en los retos que aún tenemos. Agradezco el apoyo de mi esposa y la fe, astucia y paciencia que tuvimos para salir adelante. Logramos muchas cosas que no pensábamos que se iban a alcanzar, entre ellas, sostenernos económicamente, un ingreso de empleo temporero, las computadoras con vídeo cámaras para que nuestros chicos estudiaran, subsidio de internet, un ajuste del pago de hipoteca, un carro prestado y lo más que nos gusta hacer: poder salir a despejarnos y conectar con la naturaleza.

“No podemos controlar el mundo. Solo podemos (apenas) controlar nuestras propias reacciones.
La felicidad es en gran parte una elección, no un derecho o un privilegio.”

-David C. Hill

Recibimos el 2021 en oración para que se acabe esta pandemia, recordando en un minuto de silencio a toda la gente fallecida y que todavía sigue luchando con el virus, al personal médico que atiende día a día todos estos casos. Es momento de pedir a Dios por tu familia y por las familias del mundo. Es momento de agradecer por lo que tienes y tener esperanza y fe en que Dios no nos abandona.

Con esperanza que todo sea mejor, bendiciones a todos y gracias por el continuo apoyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: