Recordando un viaje a Sedona, Arizona

Cuando conocí a Mariel, una de las cosas que me gustó de ella fue su deseo de explorar y viajar. Nunca pensé que eso sería una rutina entre nosotros. Desde el principio nos une la pasión por descubrir lugares, algo que no hemos perdido. Antes que nacieran nuestros hijos hicimos varias aventuras juntos y visitamos lugares en la isla y el extranjero. Uno de los viajes más memorables y fascinantes fue uno que hicimos a Sedona en Arizona en mayo del 2005.

Este viaje fue toda una aventura, porque:

  1. Era la primera vez en Arizona y nuestro primer viaje de aventura fuera de la Isla
  2. No existía el GPS y viajamos grandes distancias usando un mapa de papel
  3. Mariel tenía 5 meses de embarazo de Mariana

sedona

Sedona, Arizona

Cuando escogimos ir a Sedona fue algo al azar, pues teníamos unas vacaciones de timeshare que debíamos agotar antes de que naciera nuestro bebé y un agente nos recomendó un resort en Sedona sin nosotros saber nada de esa ciudad. Cuando empezamos averiguar por la internet. ¡Wow! ¡Que Qué!… fue nuestra reacción al ver nuestro destino.

Exactamente, después de 3 horas guiando del aeropuerto de Phoenix a Sedona marcando la ruta con un mapa en papel, nos encontramos de frente unas montañas rojizas que parecían esculpidas en barro. Inmediatamente me tuve que estacionar para sacar la cámara y tomar fotos del paisaje. Los escenarios eran espectaculares, parecían de película y daban la sensación de que detrás de la carretera había un background ficticio de papel. Era tan impresionante lo que veía, que era difícil creerlo a simple vista.

Sedona es una pequeña ciudad del desierto de Arizona, rodeada por colinas de roca roja, paredes rocosas y bosques de pinos. Se destaca por su clima  y su comunidad artística. El Parque Estatal Red Rock, es visitado para la observación de aves, hacer caminatas, explorar las formaciones de rocas, ríos, pendientes así como para hacer pasadías. 

Nos quedamos en Wyndham Sedona. Esa fue la primera vez que utilizamos el Time Share que habíamos adquirido en enero 2005, un sistema que nos ha abierto oportunidades para viajar a muchos lugares fuera de la Isla.

El viaje lo programamos de antemano, buscando información por internet antes de ir. Y llevamos la información anotada en libretas. Estamos hablando del 2005 donde todavía los teléfonos que usábamos no tenían acceso a internet y las redes sociales no eran lo que son hoy. Estos fueron los sitios que visitamos sin necesidad de un tour, todo estaba bien accesible y cerca. Solo teníamos un mapa local que nos guió en la exploración.

Cathedral Rock
Es posiblemente el monumento más famoso del Red Rock de Sedona y también es uno de los sitios más fotografiados en todo Arizona. Un lugar impresionante al ver los colores del cielo, el arroyo y el bosque que contrastan con los tonos rojizos de esta magnífica formación, especialmente al atardecer. Cathedral Rock se encuentra en el Bosque Nacional Coconino en el condado de Yavapai. 

Slide Rock State Park
Este parque esta situado junto a un huerto de manzanas. Hay unas chorreras naturales de rocas de 80 pies de largo y 2.5 a 4 pies de ancho que sirven para deslizarse junto a la corriente del río.  El agua puede ser que este congelada en varios momentos del año, pero normalmente esta fría. Los precios de entrada fluctúan entre $10 a $30 dependiendo la temporada.

Bell Rock
Estas son las primeras formaciones rocosas rojas identificables, que se ven al entrar a Sedona desde la autopista 179. Recibió su nombre de Bell Rock porque parece una campana roja gigante que se derrite en el paisaje. Hay algunos senderos que van alrededor y cerca de la base de Bell Rock.

Chapel of the Holy Cross
La Capilla de la Santa Cruz es una capilla católica construida en los cerros de Sedona,  con una vista impresionante. Es una estructura rectangular estrecha con unos grandes vitrales que iluminan toda la capilla por dentro. No logramos verla por dentro, pero disfrutamos de su pequeño y colorido jardín.

Oak Creek Canyon
Es una grieta del río ubicada entre las ciudades de Sedona y Flagstaff. El cañón a menudo se describe como un primo más pequeño del Gran Cañón debido a su belleza escénica. También puedes encontrar vendedores ambulantes vendiendo sus artesanías.

Airport Mesa
En el tope plano de una colina se encuentra un pequeño aeropuerto, allí se reúne la gente a ver el atardecer de la ciudad de Sedona.

Tlaquepaque Arts & Crafts Village
Mercado al aire libre con galerías de arte, tiendas de artesanía, senderos de adoquines y arcos decorativos. También hay algunos restaurantes para pasarla bien.


Arte, cultura y naturaleza

Algo que nos encantó de Sedona es la cultura indígena y sus artesanías. Visitamos varios comercios llenos de artesanías hechas por indios Navajos. El arte, las esculturas y las artesanía abundan en muchos locales. En las tiendas del área compramos música indígena étnica para entrar en el mood del viaje, vasijas en cerámica hechas por artesanos navajos, y objetos musicales.

Durante la travesía en carro por la reserva nos topamos con un coyote. El coyote se quedó estático como si estuviera posando para nuestras fotos. Qué pena que para ese tiempo no hacia vídeos, porque lo estuviéramos viendo como pasó en aquel momento.

El Gran Cañón de Colorado

En Sedona estábamos a varias horas del Gran Cañón del Colorado así que no podíamos perder esa oportunidad, era algo que también nos interesaba del viaje y que estaba en el Bucketlist de Mariel. Conseguimos un tour que nos buscó en el hotel y nos llevó al Cañón. El viaje fue de dos horas y media. Hicimos varias paradas en diferentes puntos del Gran Cañón. Tuvimos la oportunidad de presenciar una danza indígena y contemplar la espectacular vista escénica del lugar.

En este viaje teníamos programado un viaje en globo, pero era bien arriesgado para el embarazo en ese momento. Tenemos deseos de volver con los nenes y llevarlos a todos los lugares que fuimos, e ir a otros que nos faltaron por ver.  A lo mejor con ellos podremos hacer el viaje en globo.

  1. ¡Vaya!, que bonito debe ser viajar con la persona que comparte la misma pasión por los viajes, y que además ¡es tu esposa!
    Esas fotos de Sedona que tomaron son tan geniales que he anotado aquella ciudad como visita obligatoria en mi libreta titulada “los viajes que alguna vez realizare”. Reciban un abrazo desde Chihuahua, México. Sigo su blog desde ahora 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.