La historia de una mamá “Homeschooler”

ESTUDIANDO

Con motivo del Día de las Madres, al igual que en años anteriores, decidimos invitar a una madre de nuestro entorno a escribir sobre su experiencia de maternidad. Compartimos la historia de María (Lennie) Machuca, mamá que educa a sus tres hijos en el hogar.

El tiempo pasa volando. No puedo creer que hace 10 años era apenas una novata en el homeschool. Aún recuerdo los primeros días de esta aventura como si hubiera sido ayer.  Mi hija mayor estaba en segundo grado y en un par de semanas se graduará de Cuarto Año.  Esta aventura de educar en casa a mis hijos ha sido una gran bendición para nuestra familia. Un camino, que aunque arduo, ha estado lleno de grandes recompensas.

Educar en casa o hacer homeschool se ha convertido para nosotros más que en una alternativa educativa, en un estilo de vida. Me siento más que agradecida en ver crecer a mis hijos y acompañarlos en cada etapa de sus vidas.  Aprender juntos y disfrutar sus logros tanto grandes como pequeños, es algo que como madre atesoro y no cambiaría por nada.

IMAG2695

Ser mamá y maestra tiene un gran valor y responsabilidad.  Al principio me veían solamente como mamá y tuve que recurrir a diferentes recursos para lograr ver el momento en que no existe distinción entre ambos roles y que el aprendizaje fluye como algo natural.  Aunque separamos varias horas al día para dedicarnos a la educación formal, la verdad es que el proceso de aprendizaje nunca se detiene. De mi afán por lograr que mis hijos nunca perdieran ese amor innato al aprendizaje con el que todos nacemos, surge mi blog Aprendizaje Divertido. En él comparto ideas, estrategias y recursos que utilizo con ellos para lograr que disfruten aprender.

IMG_3373

En el camino hemos vivido muchas aventuras juntos. Recuerdo con nostalgia el tiempo en que tuvimos el programa Con Ojo Pequeño en mi canal de YouTube.  Compartimos de una manera diferente al ser un esfuerzo colectivo como familia.  También, descubrimos algunas de sus pasiones como lo es la actuación.

Luego de tantos años educando en casa, miro atrás y me regocijo con el presente.  Pero esta aventura no termina.  Aunque mi hija muy pronto terminará sus estudios de escuela superior y comenzará una nueva etapa, tenemos muchos planes de cómo seguir aprendiendo y compartiendo en familia.

18472333_1546112108772365_1667183046_o

Ser madre homeschooler es para mí un orgullo y un privilegio, que además, me ha convertido en mejor persona y me ha permitido disfrutar de mi familia y aprender juntos. Lograr que mis hijos sean autodidactas, que disfruten la lectura, que cultiven sus talentos, que se preocupen por el prójimo, sean buenas personas y quieran hacer de este mundo un lugar mejor; me llena de orgullo y satisfacción.  Y no es que estas cosas no se puedan lograr si no educas en casa sino más bien el haber estado en el proceso día a día y verlos crecer, es para mí una gran razón para sentirme afortunada.