Una casa de campo: El Pretexto

El pretexto cayey PMPR26

Cuando pensamos en campo imaginamos montañas, frío, verdor, tranquilidad y sonidos de aves. También visualizamos casas de madera con ventanas abiertas, balcones, hamacas, huertos y cocina en leña. El campo tiene otra atmósfera, una donde la brisa de las alturas trae paz y la vegetación tranquilidad. En una montaña en el Barrio Cercadillo de Cayey, el campo imaginado se hace real.  Una joven puertorriqueña ha convertido su casa de campo en un lugar que comparte con quienes deseamos apartarnos de la ciudad y refugiarnos unos días en el ambiente campestre. El lugar fue bautizado como “El Pretexto” y por supuesto, es un espacio al cual puedes acudir con el motivo de disfrutar, descansar y pasarla a solas, en pareja o con amigos.

El pretexto cayey PMPR13

“El Pretexto” es una casa de campo en todo el sentido de la palabra. En realidad dos casas, la casa principal donde vive la anfitriona, Crystal, y una casa adicional que está detrás. Ambas casas son construcciones en madera con un diseño que destaca los ventanales, balcones y terrazas. Es así porque desde el terreno donde enclava la propiedad encuentras una de las vistas más sobrecogedoras de la costa sur y la cadena de montañas de la Sierra de Cayey.

Otro pretexto de llegar al campo es comer fresco y al estilo del fogón. Así que allí, Crystal, ha diseñado que los huéspedes que lo deseen disfruten de una experiencia gastronómica que se nutre de las hortalizas que se cultivan allí mismo y de productos frescos cultivados por agricultores puertorriqueños.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La primera vez que fuimos a “El Pretexto”, quedamos fascinados con el lugar. La casa de Crystal con su amplia terraza es un lugar bellísimo. Aún con la huella del huracán, las casas de campo rodeadas de árboles son un remanso para alimentar nuestro espíritu. Los alrededores son refugio para las aves y la fauna nativa. Un sendero entre los árboles te permite acceso entre las dos casas de campo. En la noche caminar por el sendero iluminado con pequeños focos solares es muy agradable.

Ubicada en la amplia terraza de la casa principal se dispone el comedor.  En “El Pretexto” se come afuera, al aire libre, disfrutando de la espectacular vista que recoge la costa sur desde Salinas a Ponce. Esa vista es igualmente increíble en la mañana como en la noche. Desayunamos y cenamos disfrutando de ella y de la experiencia culinaria que Crystal planea para los huéspedes. El desayuno está incluido en la estadía pero si lo deseas puedes acordar con Crystal el ofrecimiento de otros servicios de comida. Nosotros recomendamos que añadas la experiencia de la comida, en especial la cena.  La cena  estuvo deliciosa, especialmente cuando tienes como preámbulo el riquísimo aroma de la comida cocinada a leña.  Pero lo mejor fue el postre, un bizcocho suave con crema “anglaise”, que no vamos a olvidar.

Tan bien la pasamos que encontramos otro pretexto para regresar. Mis amigos Alexandra y Santi venían de visita desde España así que encontramos el mejor lugar para pasarla con ellos. La primera vez nos quedamos en la Villa Serranía, la primera planta en la casa para huéspedes que cuenta con un dormitorio. La segunda ocasión nos quedamos en la Villa Los Robles que cuenta con una amplia sala y dos habitaciones. Tanto nosotros como mis amigos quedamos encantados con la experiencia de compartir juntos la belleza y tranquilidad que envuelve el lugar.

Visita: https://www.elpretextopr.com/

“El Pretexto” es disfrutar del campo en toda su dimensión y esplendor.

El pretexto cayey PMPR2