5 actividades en Hacienda La Esperanza

Hacienda La Esperanza 1

Fuente: Para La Naturaleza

Sobran las razones para conectarse con la naturaleza en Manatí

¿Qué tal un viaje al pasado natural e histórico de una de las haciendas azucareras más importantes de Puerto Rico en el siglo 19? El centro de visitantes de la Reserva Natural Hacienda La Esperanza es parte de un recinto histórico rehabilitado, donde se conserva el único trapiche de vapor de su clase existente en el mundo, completamente restaurado para que puedas verlo funcionar.

Esta hacienda azucarera restaurada es también la sede de la reserva natural más grande de la región noroeste de Puerto Rico, desde la cual se coordinan programas de voluntarios y ciudadano científico con participación comunitaria.

Hacienda La Esperanza 4

Aquí están 5 actividades que puedes hacer con tu familia:

1. Descubre la historia y la naturaleza de Hacienda La Esperanza

En medio del inmenso valle costero del Río Grande de Manatí existió una de las haciendas azucareras más importantes del siglo 19. Aventúrate a conocer sus estructuras cuidadosamente rehabilitadas, que hoy sirven de sede a esta reserva natural y descubre cómo su historia está vinculada a la naturaleza de este importante río. En el recorrido caminamos por el recinto histórico de Hacienda La Esperanza para conocer la historia de sus estructuras y tomamos un vehículo que nos pasea por distintas áreas de la reserva para observar los componentes del paisaje, la vegetación y la vida silvestre del lugar.

Hacienda La Esperanza 2

2. ¡Tus manos al servicio de la tierra!

Ayuda en el huerto casero de Hacienda La Esperanza, desde sembrar, a desyerbar, a recoger hojarasca para compostar o mover la composta, preparar la tierra para recibir nuevas semillas o plántulas y limpiar los bancos de siembra, ¡es mucho lo que podrías hacer en nuestro huerto!

3. Conteo de aves

En la región norte se estará contando e identificando cada ave que veamos o escuchemos antes de volver a casa y subir nuestras observaciones a la base de datos de eBird. Tus listas se unirán a las de otros observadores de aves, ayudando así a expandir el conocimiento científico sobre los hábitos y la ecología de las poblaciones de aves en Puerto Rico.

Hacienda La Esperanza 3

4. Siembra de árboles nativos

Visita las áreas naturales junto a un especialista, y ayuda en la siembra de árboles nativos en puntos cuidadosamente planificados. Esto maximiza el impacto positivo de las especies seleccionadas en la restauración de sus hábitats.

5. Del humedal a la playa

Admira una vista panorámica de los ecosistemas costeros de esta reserva natural antes de adentrarte hasta las rodillas en su paisaje. Camina junto a un experto en naturaleza por ecosistemas que incluyen un salitral, varios tipos de humedales y cuatro variedades de mangle. Atraviésalos todos antes de meterte en las aguas cristalinas del estuario del Caño Boquilla. Es un camino distinto a la playa, ¡fangoso pero refrescante!


Para la Naturaleza, una organización sin fines de lucro que integra a la sociedad en la conservación de sus ecosistemas naturales. Ayudamos a proteger terrenos en áreas naturales a través de las islas de Puerto Rico con la ayuda de voluntarios, ciudadanos científicos o visitantes, como tú.

Algunas de las actividades y recorridos conllevan un costo y todas requieren reservación. Accede a la página, www.paralanaturaleza.org o comunícate al 787.722.5882, vía email reservaciones@paralanaturaleza.org

Hacienda La Esperanza 5

Acampando en el bosque

PiccoloMondoPR en Toro Negro

Una actividad que siempre disfrutamos es acampar en familia. Hemos solido acampar en playas como en la playa Flamenco en Culebra a donde hemos ido casi todos los años desde antes que nacieran los nenes. También hemos acampado en los balnearios Seven Seas en Fajardo, el balneario Monserrate en Luquillo, administrados por la Compañía de Parques Nacionales y hasta en una playa escondida en Yabucoa. Este año queríamos acampar en un área distinta con un ambiente diferente. Nos recordamos de una visita al bosque de Toro Negro en Orocovis cuando Mariel y yo éramos novios. En esa ocasión descubrimos que había un área de camping y proyectamos que en un futuro sería una actividad que nos gustaría hacer. Pues fue casi diez años más tarde que pudimos realizar los preparativos para lograr acampar en medio de este bosque.

Desde la Torre de Observacion Toro Negro

DRNA
Llamamos al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) para separar y saber si había espacio para nuestra nueva aventura en el bosque. Fuimos a las oficinas que están ubicadas en un edificio antes del Jardín Botánico de Río Piedras para pagar la estadía y llevarnos copia del permiso de acampar en la Reserva Forestal del Bosque de Toro Negro . Aprovechamos nuestra visita para pasar por la división de relaciones con la comunidad donde nos suministraron una serie de materiales educativos sobre todas las áreas de acampar y la diversidad de recursos naturales de nuestra isla. Con toda la información publicada por el DRNA en un formato de hoja suelta llamado Hojas de Nuestro Ambiente, aprendimos más de todos los tesoros naturales que podemos descubrir en nuestra Isla.

AREA DE ACAMPAR TORO NERGRO

Toro Negro
Si estás en el área este o sur de la Isla la ruta más fácil para llegar al Bosque Toro Negro es por la carretera 149 desde Juana Díaz a Villallba y luego la carretera 143 este. Desde la salida de la autopista en Juana Díaz el trayecto te toma unos 45 minutos. Llegamos al bosque casi cayendo la noche. Una buena característica del área de acampar es que tienes estacionamiento de autos cerca del área designada para las casetas y un puente de madera que te facilita el trasladar el equipaje. Nos bajamos a montar todo el equipo de camping y los chiquillos y yo estábamos súper emocionados con esta aventura. Montamos nuestro campamento durante la noche, iluminándonos con nuestras linternas porque no hay ningún tipo de focos de luz en el lugar. Otro beneficio del área de camping en Toro Negro es que hay baños y duchas, seis gazebos con área para cocinar, mesas con bancos, grifos de agua para lavar cosas y todo estaba limpio. El terreno de poner las casetas es un llano con grama y tienes áreas designadas para hacer fogatas. Una de las cosas más atractivas es que el área de acampar está bordeada por un río de agua cristalina con una poza cerca para bañarte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuvimos de vecinos de camping unos jóvenes universitarios con quienes disfrutamos unas enormes fogatas que ellos realizaron a la perfección con troncos recogidos del bosque y en las cuales calentamos hot dogs y marshmellows.

En la noche lo único que se escuchaba era el río, los pájaros y coquíes cantando. Tuvimos suerte que la luna estaba llena y nos iluminó el área. ¡Súper precioso! En el bosque el clima es frío y refrescante al igual que el agua del río: bien fríaaaa.

Para reservar y saber si hay disponibilidad debes llamar al 787- 999- 2200 ext. 5610, 5612. El costo de acampar por adulto por noche es $4.00 y para los niños $2.00. Por el momento el pago tienes que hacerlo en las oficinas del DRNA.

Hiking / Caminatas
Buscamos en la oficina del guarda bosque el mapa de las veredas o senderos en la reserva forestal. Hay un total de nueve veredas de las cuales caminamos dos. La primera caminata que hicimos nos llevó a una charca grande llamada “Confesora”, un trayecto que nos tomó 15 minutos en una vereda bordeada de árboles de eucaliptos y puentes. Nos llevamos merienda y agua para quedarnos toda la tarde tranquilos en el lugar. El otro camino nos lo recomendó el guarda bosque que lleva 20 años a cargo del manejo de los bosques. Nos dijo que ese camino llegaba a una torre donde se vería el norte y el sur de la Isla. Pero era una misión, teníamos que estar preparados con mucha agua, meriendas, toallas y equipo de primeros auxilios. Nos fuimos con la ilusión de llegar a la la torre y los chiquillos pensaban que llegaríamos a la torre de un castillo y eso los motivó a hacer la caminata de 3 horas de ida y vuelta. Fue el mejor ejercicio de aventura que hemos hecho. ‘Era un viaje épico’. Cuando llegamos a la torre celebramos nuestra misión lograda después de haber subido por senderos hermosos que parecían selvas inexploradas donde hasta nos pasó por el frente un falcón. El tipo de luz y la temperatura en esa espesa vegetación de palmas de sierra y árboles es una experiencia única. Lo más difícil fue subir el último tramo de 24 minutos para llegar a la torre porque es una pendiente todo el tiempo, pero en varios puntos hay unos bancos para sentarte a descansar. La vista desde la torre es espectacular, vimos el muelle de Ponce, los embalses cercanos y pequeñas vistas del norte de la Isla.

Torre de Observacion Toro Negro

Les recomendamos que visiten el bosque de Toro Negro, entre otros, que en algún momento esperamos visitar. El DRNA tiene a su cargo 20 bosques en P.R. Enséñale a tus hijos del mundo que les rodea y recuerda que tú eres y siempre serás su primer maestro y ejemplo a seguir.

MAPA DE BOSQUE PR

MAPAS DE LOS BOSQUES DE PUERTO RICO DRNA

WEB – DRNA

FACEBOOK – DRNApr

AREAS DE ACAMPAR DRNA

Veredas ToroNegro

Acampando con Niños – Post