Un bosque con dinosaurios

DINO Park

Empezando el mes de mayo nos fuimos de aventura a visitar el  Parque Forestal La Marquesa. Me habían hablado mucho del lugar y hacía tiempo que quería visitarlo. Se dio la oportunidad gracias a la invitación de mi cuñado que vino de visita a Puerto Rico. Cuando llegamos me sentí que estábamos descubriendo un bosque nuevo, un lugar rodeado de mucho verdor. El parque está ubicado al final del expreso municipal 834 en Guaynabo, limítrofe con Aguas Buenas, a 1,670 pies sobre el nivel del mar, la elevación más alta del municipio. Al sur del parque forestal se encuentra el Cerro La Marquesa, el cual era una finca de una marquesa y de ahí  tomó su nombre. El parque forestal es una dependencia del municipio de Guaynabo y se inauguró el 3 de octubre de 2010.

Teleferico La Marquesa

Lo primero que hicimos al llegar fue montarnos en el teleférico desde donde pudimos apreciar todo el bosque desde lo alto en un trayecto de cincoMariposa La Marquesa minutos. Llegamos a la zona donde ubica el mariposario, el aviario y la cafetería. Pudimos apreciar las bellas mariposas monarcas y su metamorfosis para luego ver los impresionantes y coloridos guacamayos y otras especies de aves exóticas, que  se pueden apreciar bien de cerca.

Aviario La Marquesa

Continuamos nuestro recorrido y visitamos la montaña de los dinosaurios. Para llegar allí hay que caminar en una pendiente por alrededor de 20 minutos hacia la cimaT-REX La Marquesa de la montaña donde vimos al tiranosaurio rex entre otros dinosaurios. Fue una expedición de mucho entusiasmo porque los chiquillos estaban bien motivados en descubrir todos los dinosaurios que tenía el parque. Encontramos al T-Rex que se ve impresionante y por su escala parece casi real. Si continuas la exploración puedes llegar a ver a los dinosaurios voladores. Algunos dinosaurios son electrónicos, mueven sus bocas y extremidades, pero el día que fuimos no estaban activados para verlos en movimiento.

DinoLand Marquesa

Nos montamos en el trolley que recorre las diferentes estaciones del bosque y nos detuvimos para subir a la torre de observación. Desde ésta pudimos apreciar una bella vista panorámica. El parque tiene diferentes lugares para hacer  picnic con la familia y varias áreas de juego con mesas y sombrillas. Es conveniente para pasar un día familiar ya que tiene una cafetería, aunque también puedes llevar tus propias meriendas. Durante el recorrido en el trolley pasamos por una cascada. El recorrido también lo puedes hacer caminando por la serie de veredas disponibles.

Area de Juegos La marquesa

Ese día tuvimos nuestra aventura en la naturaleza entre la flora y la fauna, hicimos un poco de ejercicio y nos divertimos mucho. Ya regresaremos al Parque Forestal La Marquesa para otra aventura extrema: los Canopy Tours. Coming Soon!

Horarios:

Martes a domingo, de 9:00 a. m. a 4:00 p. m. y días feriados.
Los lunes está cerrado por mantenimiento
(si el lunes es feriado, el mantenimiento ocurrirá el martes).

Precios:
Niños 3 a 12 años: $3.00
Adultos: $6.00
Senior 65 años en adelante e impedidos: $3.00
Estacionamiento: $1.07

Atracciones:

  • Tren
  • Funicular
  • 3 áreas de juegos para niños
  • Torre de observacion
  • Cascada artificial
  • Mariposario
  • Aviario
  • Alboretum
  • Vereda interna (peatonal)

Cumpleaños:

  • Se reservan áreas de juego (playground) por un costo de $107.00 que incluye el uso de las facilidades durante todo el dia, más 10 entradas de cortesía.
  • Solo el playground #1 tiene toma eléctrica. Para el #2 y #3 usted puede llevar una planta eléctrica pequeña si así lo desea.
  • Está permitido llevar decoración, alimentos, casa de brinco, carpa, sillas, mesas y música (en volumen moderado)

Informacion:

(787) 272-4530 y (787) 908-1478, en horas y días laborables.

Guaynabo, PR. Carrtetera #834 del Barrio Sonadora, al final de el Expreso Martínez Nadal.

http://www.guaynabocity.gov.pr/guaynabo/Places+of+Interest/Place+11

Facebook – Parque Forestal La Marquesa

Otros blogueros en La Marquesa:

Aprendizaje Divertido: Contacto con la Naturaleza

QueHagoConLosNenes.com: Una Visita al Parque La Marquesa

Un 27 de septiembre de 2005

Este fue el día en que me convertí en padre a los 22 años de edad.  Para mi esposa Mariel fue un embarazo complicado porque desde los 7 meses la bebé quería nacer.  Las contracciones prematuras de mi esposa la llevaron a varias hospitalizaciones y a estar en descanso en la casa.  En la oficina de admisiones del hospital ya me reconocían cada vez que iba a ingresar a Mariel para atención por el riesgo de parto prematuro.  Fue tenso el proceso y pedía a Dios que mi chiquilla estuviese bien en la barriga de mamá.  Al cumplirse las 36 semanas de embarazo el médico le retiró a Mariel las pastillas que  controlaban que no tuviese un parto prematuro  y cinco días después, de madrugada empezaron los dolores de parto.

Ese 27 de septiembre de 2005 salimos de nuestra casa al hospital antes de que amaneciera.  Estuve con Mariel en todo momento ayudándola a sobrellevar con las técnicas que habíamos aprendido las fuertes contracciones del proceso.  Estábamos ansiosos, había llegado el día de recibir a nuestra  bebé.  Desde las 6:00 de la mañana estaba entre los nervios y la emoción en el cuarto escuchando en un monitor los latidos del corazón de la bebé en el útero.  No olvido ese sonido.  Las enfermeras venían de rato en rato a verificar si había progreso en la dilatación.  Pasaban las horas y no progresaba mucho pero las enfermeras estaban atentas a los latidos porque estos disminuían y no estaban del todo normales.  A las cinco de la tarde el doctor llegó, estábamos listos y yo sudando frío:  “Dale ok! Empuja, dale mí amor, respira hondo… ¡Oh! ¡Oh! ¿¿¿Que paso??? ¡Oh oh! ¡Que pasó!”  El médico gritó “preparen sala, a cirujía”,  y salió apresurado, ¿¿¿What???,  dije en mi interior. Todo el personal corrió y movieron a Mariel a una camilla y se la llevaron en cuestión de segundos.  Lo que pasó fue que cuando el doctor rompió la bolsa de líquido amniótico salió una hemorragia de sangre.  La bebé estaba a punto de dejar de respirar, no supe qué había pasado hasta semanas después, se había desprendido la placenta, pero en ese momento me quedé atónito.   Me quedé como estatua, sin respuesta de lo que pasó y mi corazón se dividió en 2…me fui  caminado bien lento con todas las cosas que trajimos, salí a la sala de espera donde me encontré con mis padres, solté todo y exploté a llorar y a llorar con dolor en mis entrañas.  En 12 minutos me llamaron y me viré,  “papá, aquí está tu bebé” ¡¡¡ Boom!!!  Así hizo mi corazón al ver a una princesa recién nacida. Gracias a Dios por esta gran bendición, este hermoso regalo.  Me convertí en papá un 27 de septiembre a las 5:14 p.m. Por regalo de Dios nos tocó una habitación privada, que no habíamos pedido y me disfruté a mi hija en todo momento en sus primeros tres días, a lo que mi esposa se recuperaba.  ¡Qué  bendición, qué felicidad… WOW!!

Mariel dice: la experiencia del día de nacimiento de Mariana fue difícil, pero más que especial, supe  que fue ¡un milagro de Dios su nacimiento!.  y que Dios nos sostuvo en ese momento.  Que las pruebas no son más fuertes de lo que podamos soportar.  Siempre agradezcamos a Dios por el milagro de vida que nos otorga a través de nuestros hijos y hagámoselos saber a ellos.  Siempre le digo a Mariana que ella es un milagro de Dios.

Un día como hoy me convertí en papá y siento orgullo de serlo hasta la muerte. Desde que nacieron mis hijos hasta el día de hoy, mi vida ha sido una hermosa aventura familiar.

Ya mi princesa está grande y es toda una artista con mucha creatividad, inteligente, juguetona, bailarina y cantante. ¡Mi “mini me” hoy cumpleaños! , la nena de papá.

#HappyDad :0)

MI PRINCESA: