Peinando a mi hija

No More Tangles johnson baby

johnsonBaby ADEl cabello abundante y rizo de mi chiquilla es un reto a la hora de peinar. Mi princesa me dió una misión como papá: peinarla todas las mañanas antes de ir a la escuela. Al principio no fue fácil, casi me tomaba 30 minutos en hacerle un rabo derecho y que le quedara bonito Peinando a mi hija para ir a la escuela. Si no me quedaba bien, ella se iba a dar cuenta fácilmente. Peinarla es un proceso, hay que mojarle el pelo, peinarla bien hacia atrás, recoger el cabello con la goma y untarle un fijador para que le dure casi todo el día. Con el tiempo mejoré la técnica para peinarla más rápido y empecé a crearle estilos de peinados diferentes que a ella le gustaban. Lo más que me llenaba de alegría era saber que ella se sentía orgullosa de que su papá la peinaba por las mañanas porque cada vez que le preguntaban quien la había peinado, ella respondía rápido que había sido su papá y sus compañeras no le creían. Para mucha gente es bien difícil entender que un hombre pueda hacer tareas que generalmente desempeñan las mamás.

No More Tangles johnson baby

Necesito ayuda para trabajar con el pelo de Mariana, porque amanece con el pelo crispy o enredado. A veces en broma le digo que tiene un nido de pájaros en el pelo. Le pido que diariamente después del champú siempre se unte un acondicionar para que se me haga un poco mas fácil peinarla la mañana siguiente. El champú y acondicionar de Johnson’s® Baby “no more tangles” me funciona bien para la cabellera riza de mi chiquilla.

En la mañana el JOHNSON’S® NO MORE TANGLES® detangling spray es el más que uso a la hora de peinarla. Mientras voy peinándola le voy aplicando spray y se va soltando cualquier enredo. Ella se siente cómoda porque no le lastimo o le arranco sus cabellos. Me divierte hacerle peinados y sentirme como su estilita personal, jeje. Aquí les muestro algunos peinados. Les confieso que hacerle dos rabitos es tarea difícil pues no domino bien hacerle una partidura derecha.

Un recorte por papá

recorte1

*Este post es parte de una alianza con JOHNSON’S ® Baby Puerto Rico. Todas las opiniones son mías.

A mi hijo Guillermo aún siendo un niño pequeño le preocupa su apariencia física. Es un niño que le gusta verse bien y le encanta estar bien peinado, arreglado y oloroso. Como padre me disfruto los gestos de ese lado vanidoso de mi niño y cómo muestra su cara de felicidad cuando le decimos que se ve guapo con su pelo o su vestimenta. He tenido la oportunidad de atender mucho a mis hijos, de prepararlos para ir a la escuela y de peinarlos diariamente. Aprendí a peinar a mi hija Mariana, a quien aprendí a hacerle dos rabitos con una compartidura muy derechita que hasta mi esposa se sorprende. Perdonen el auto halago pero me siento muy orgulloso de hacer esto por mis hijos. También me aventuré y de manera autodidacta me he convertido en el estilista de mis hijos. Me equipé con las herramientas necesarias y comencé a recortarlos yo mismo.

Recortar a mis hijos se ha convertido en una rutina bien divertida y especial para ellos. Guillermo se sienta y me da indicaciones derecorte2 cómo desea que lo recorte. Una vez terminamos el recorte tenemos la ventaja de que como estamos en el baño de nuestra casa, él se mete a darse una ducha para lavarse el pelo y retirarse los vellos que han caido en su cuerpo. Esta parte del lavado de cabeza Guillermo, es de las más divertidas pues con el champú podemos hacer espuma y jugar. Lo mejor es que el champú que usamos, el Johnson Baby Shampoo, no irrita los ojos y le deja su pelo bien limpio, suave y oloroso.

Si te aventuras a recortar a tus hijos te digo que es algo que crea una relación de mucha confianza entre padres e hijos. Además tus hijos sienten un orgullo muy grande al ver que papá o mamá los recortan para que estén lindos.

Comparte con nosotros:

¿Te haz atrevido a recortar a tus hijos? ¿cómo ha sido la experiencia?