5 árboles que marcan mi vida desde mi niñez

Niños y Arboles

La naturaleza nos brinda paz y libertad

Cuando era niño sentía pasión por estar trepado en los árboles. Estar encaramado en ellos me permitía despejarme y sentirme como en la jungla, algo así como ser parte del cuento ‘Jungle Book’ o Tarzán. Recuerdo que desde los 6 años comencé a trepar en los árboles de alrededor de mi casa y las casas de mis familiares.  No había quien me bajara de los árboles, sentía que ellos eran mi casa y jugaba con la imaginación. Varios árboles marcaron mi niñez y aún son parte de mi vida adulta, aquí comparto mi recuerdo de esos árboles.

Primer árbol ( Árbol de acerola )

En mi casa había un árbol de acerola en el que logré poner un pedazo de madera para siempre estar sentando en él.  No era un árbol tan grande, pero me gustaba estar allí, me sentía grande en esos momentos. Recuerdo que jugaba a ninja y esa era mi base. Mi padres tuvieron que cortar el árbol porque se enfermó. Tuve que buscar otro árbol para jugar.

Segundo árbol ( árbol de mangó )

En la casa de mis abuelos paternos encontré mi otro árbol, un árbol de mangó bien grande. Lo trepé y me lo disfruté. Desde la copa veía todos los techos de las casas y además disfrutaba de unos ricos mangoes cuando estaba en temporada. Sí, mis padres se asustaban de mis aventuras en el árbol, ya que era muy alto y casi no me podían ver. A veces no duraba mucho, pero al final entendieron que era mi sitio de relajación porque supuestamente era muy “hiperactivo”. Al pasar el tiempo también cortaron el árbol, ya que las raíces estaban casi debajo de la casa y estaban expandiendo el hogar.

Tercer árbol ( árbol de María )

En la parte frontal de la casa de mis abuelos había un pequeño árbol de María, bien redondito, perfecto para una cueva. Allí estuve, en mi otro lugar de juego y sitio de consolación. Pero este árbol al estar en espacio público fuera de los predios de la casa,  era un poco peligroso según mis padres, pues estaba expuesto a extraños que pudiesen pasar por el área. Además, pensaban que me podía escapar para otro lado, ya que para esos tiempos salir a la calle era prohibido para mí.

Cuarto árbol ( árbol de Quenepa )

Este árbol era mi favorito, aunque representaba un susto para mi abuela materna todo el tiempo. En este árbol me sentía en el aire, con una vista al solar y la casa. Era bien alto y difícil de trepar, un reto; pero me sentaba siempre en una rama gruesa a comer quenepas y a respirar de su oxígeno.

Arbol Niñez

Quinto árbol ( árbol de Almendro )

Este árbol es especial, porque este árbol lo sembré yo y lo estoy viendo crecer diariamente. Este árbol es el que tengo en mi hogar actualmente, donde ahora mis hijos trepan y me disfruto verlos jugar. Donde sueño construir una plataforma para poder tener una casa de árbol en la que pueda seguir imaginando con ellos y disfrutar lo que les queda de su niñez. En donde sueño que en el futuro veré a mis nietos jugar.

La vegetación cerca de nuestro hogar es importante para fomentar el contacto de nuestros hijos con lo natural, además de que la vegetación y los árboles purifican el ambiente y relajan la vista. Quería compartir con ustedes estas anécdotas de mi niñez que suelo revelarle a mis hijos, porque siento que puedo ser un buen padre si ellos ven que aquello que hacen es parte de lo que yo mismo he vivido y les fomento.

¿Qué árbol trepaste cuando eras niño? Comparte también esos recuerdos. 

Al natural en la costa oeste de PR

Tropical Treehouse7

Cada verano planificamos nuestras vacaciones  para hacer turismo interno en nuestra Isla. Este año decidimos irnos de paseo un fin de semana para la costa oeste a explorar parajes naturales y descubrir lugares llenos de belleza. Lo que más disfrutamos es llegar a lugares donde la naturaleza de Puerto Rico nos muestra su esplendor y reconocer que nuestra Isla tiene mucho que mostrarnos. La zona oeste está llena de lugares preciosos para visitar, pero en esta aventura nos concentramos en varias localidades de Rincón y Aguadilla.

Aguadilla

Ruinas de Aguadilla

1. Ruinas del Faro de Aguadilla

En Aguadilla volvimos a visitar después de 12 años las ruinas del Faro La ponderosa, al cual había ido con Mariel cuando éramos novios. Tenemos en nuestro cuarto fotos muy lindas  de aquella ocasión pero ahora los niños completarían ese álbum. Las ruinas de por sí son un atractivo como lugar para fotografías. Una inmensa playa te recibe después de entrar a las ruinas.  Además, allí hay un tesoro (Geocaching) escondido, que esta vez no logramos encontrar. VÍDEO

Playa Peña Blanca

2. Playa Peña Blanca

En nuestra búsqueda de lugares a visitar, encontramos también la playa Peña Blanca, un lugar remoto y sin letreros que es mas bien conocido por los residentes de la zona. Es una playa escondida a la que se baja por una colina rocosa. La playa es pequeña y está bordeada de unas formaciones de roca  que crean una pequeña cueva. Dentro de esa cueva las personas se acomodan. El oleaje es cómodo y el agua es bien cristalina.  Allí puedes disfrutar mucho haciendo buceo de superficie pues el fondo provee buenas vistas de peces y corales. Pasamos el día allí bien tranquilos disfrutando de la playa. VíDEO

Rincón

Tropical Treehouse5

1. Tropical Treehouse

Nuestro destino principal era Rincón para celebrar el cumpleaños de Mariel. Haciendo una búsqueda en GoogleMaps ella encontró un lugar Tropical Treehouse1que se llama Tropical Treehouse, sí ¡casas de árbol!.  Nunca pensamos que un lugar así existiera en Puerto Rico. Estas casas de árbol fueron construidas por un estadounidense que se dedica a hacer construcciones y artesanías de bambú y que compró una finca en Rincón hace más de 20 años. En la finca hizo un bosque de diferentes tipos de bambú y construyó las ya famosas casas de árbol, que se sostienen de grandes pilares de bambú y por tensores anclados a árboles cercanos.  Se trata de una casita abierta al aire libre con vista a la costa y dos pisos, en el primer piso la cocina y un segundo piso de dormitorio. Nosotros nos quedamos en la casa más grande que cuenta con una cama queen pero puede acomodar hasta cuatro personas si lo solicitas. Fue una delicia estar allí y vivir la experiencia de vivir en un estado natural. Dormir al aire libre en medio de las copas de los árboles y donde la noche es una sinfonía de sonidos de aves y coquíes es otra cosa. Me sentía como la serie de Tarzan o como la familia ‘Swiss Family Robinson‘ de Disney. Además si te gustan las caminatas en bosques explorar la finca es una experiencia fabulosa. http://www.tropical-treehouse.com/

FARO de Rincon

2. Faro de Rincón

Uno de los sitios más visitados de Rincón es su faro.  Allí si el tiempo lo permite podrás admirar un atardecer deslumbrante.  El Faro está en medio de una linda plaza pública con veredas rodeadas de vegetación, asientos y plataformas bajo techo desde donde podrás disfrutar una linda tarde. VÍDEO

Quebradillas

punta hernima

1. Playa Puerto Hermina

En nuestro viaje de regreso a casa decidimos hacer una parada para ver una antigua ruina española a la orilla del mar.  Conocido como puerto Hermina, hay a la orilla de la playa del mismo nombre una ruina de un antiguo edificio español. Al lado de la ruina hay una enorme planicie de arena rodeada de altos montes. Antes de llegar a la ruina hay una colina rocosa con una escultura de la cara de un indígena y una serie de gazebos para disfrutar la vista al mar.  Es un lugar muy relajante pero no es una playa para bañistas. Allí te deleitas con la brisa y el oleaje. VÍDEO

Te exhortamos a que salgas a pasear y conozcas tu bella Isla. En muchos de los lugares que puedes visitar en Puerto Rico no tienes que pagar dinero para disfrutarlos. Puedes verificar nuestro directorio de paseos y escoger una zona de la Isla que te gustaría visitar.